Qué es la corrección de estilo y ortotipográfica

Como editorial es imprescindible que ofrezcamos una buena corrección que garantice la calidad de los libros publicados.

La corrección es una fase imprescindible para publicar un libro, y es uno de los servicios editoriales que ofrecemos. Los errores pueden darse por prisas, falta de una segunda o tercera lectura, necesidad de una opinión experta, inexperiencia, desconocimiento de las normas ortográficas…

Para conseguir un texto bien escrito disponemos de dos tipos de correcciones, ambas necesarias para asegurar la adecuación del contenido que se desea publicar. Sin embargo no siempre tentemos claro en qué consisten o en qué se diferencian. Vamos a explicar brevemente las dos:

  • La corrección ortotipográfica se encarga de corregir los errores ortográficos y de puntuación como corregir tildes, mayúsculas, abreviaturas, negritas, etc.
    En el ejemplo, Maria la vecina del quinto es muy rouidosa. Su corrección ortotipográfica sería Mar
    ía, la vecina del quinto, es muy ruidosa.
    El autor no ha colocado correctamente las comas para dar sentido a la oración, ha olvidado la tilde de María y ha escrito incorrectamente una palabra. Para evitar estos últimos errores, no te olvides consultar un diccionario ante cualquier duda.
  • La corrección de estilo se centra en eliminar las inconsistencias sintácticas, aumentar riqueza léxica, corregir errores gramaticales, repeticiones e imprecisiones de vocabulario.
    La corrección de estilo de la oración, Que 
    no viniera no me molestó, pero de que me mintiera era un problemón, sería No me molestó su ausencia, pero que me mintiera era un problema.
    Para evitar la repetición, el editor buscará sinónimos, o podrá cambiar el orden de la oración como en la parte de la oración antes de la coma. El dequeismo es también un error común que podemos evitar consultado diccionarios. Por último, no debemos emplear vocabulario informal propio del lenguaje oral en el escrito. 

Para realizar una corrección eficaz se debe mantener la esencia del autor. Una buena corrección ayudará a enfatizar su intención, a aclarar sus palabras para que lleguen más comprensibles al lector. Debemos ver al editor como un aliado del escritor, y sus anotaciones como una oportunidad de aprender y mejorar el escrito.

Por último queremos remarcar que los autores no deben temer a las correcciones; son sugerencias de expertos para sacar lo mejor de su relato.

 

Por Marina Sola